Seguidores e seguidoras

martes, 12 de diciembre de 2017

Y llegó la lluvia.

   Nunca me había alegrado tanto de ver llover. En algunos territorios peninsulares cien o doscientos litros de precipitación aportan la humedad necesaria al suelo para el resto del invierno pero en Galiza se necesita mucho más para mantener los equilibrios ecológicos y agrícolas. De hecho en la mayor parte de nuestro país se superan normalmente los 600-1000 mm durante los seis meses más húmedos (Octubre a Marzo). Así que después de meses de sequía a todos nos tardaba que empezara a llover de verdad, como lo hizo el domingo, con 40 mm en Ferrol y más de 100 mm en las comarcas del SW de A Coruña y del interior de Pontevedra (las más lluviosas de España).


    Lamentablemente cuando llueve fuerte es porque tenemos un temporal de los de toda la vida  (ciclogénesis explosivas les llamamos ahora) y eso significa que sopla un viento del demonio, con lo que resulta casi imposible la observación ornitológica.


El domingo visitaba la ría de Ferrol para controlar la llegada de Colimbos (nada por ahora). Apenas se podía salir del coche pero no hizo falta para afotar una Garcilla bueyera, que llegó volando y aterrizó justo al lado, en Maniños, refugiándose del temporal.


   Abriendo la ventanilla pude pillarla a pesar de la oscuridad casi total que había en ese momento.


     Esta garza de procedencia africana se ha vuelto común durante el invierno en la costa lucense, donde dispone todavía de amplias superficies de pradería. En nuestra provincia la eucaliptización de finales del siglo pasado ha acabado con el 95 % de la superficie de pasto y cultivo, por lo que especies como Avefria, Chorlito, Zarapito real, Cernícalo vulgar o Alondra común se han enrarecido notablemente en muchas comarcas. Por eso me resulta más exótica todavía la presencia de este ardeido tan característico de los espacios abiertos del interior peninsular.

Garcilla bueyera (Bubulcus ibis)
Canon SX60 (focal 247 mm)  ISO:800  V:1/160  F: 6,5

Gracias por leerme.

6 comentarios:

  1. E que siga chovendo.

    Grazas a ti por seguir publicando.

    Apertas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mágoa foi o arrastre des cinzas e a erosión nos montes queimados (que case coinciden coas zonas de maior precipitación).
      Apertas Inés.

      Eliminar
  2. En cada posts aprendo cada vez más ,un saludo

    ResponderEliminar
  3. Alégrome, José Ramón. Desde logo non me cabe dúbida que teño cando menos un seguidor que lé todas e cada unha das entradas que publico.

    ResponderEliminar
  4. Pois con "mal tempo" e todo conseguiches unhas fotos boas da garza...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grazas Alvaro. A verdade é que estaba moi perto (para unha bridge). Mañá toca Otigueira, onde vou dispór de máis tempo do habitual.

      Eliminar